Reseña: 'Tomb Raider': Al fin una buena película basada en juegos de video

Cine

Reseña sin spoilers. 'Tomb Raider'. Imagen: Warner Bros.

Entusiasta de la música industrial y experimental, del horror, la ciencia ficción, los videojuegos y del buen beber. Editor de cine y entretenimiento de Daily Trend.

 A manera de mantra milenario, se dice que toda adaptación fílmica de juego de video está destinada al fracaso con la crítica, situación que se respalda con la manera en que la proporción de malas cintas de esta naturaleza supera abismalmente al de buenas.

Se antojaba imposible que Hollywood trasladara con dignidad un título interactivo a la pantalla grande, pero para demostrar que siempre hay una excepción a la regla, llega ahora una nueva versión de Tomb Raider - franquicia centrada en quien quizá sea el personaje femenino de mayor fortaleza y aplomo de los videojuegos: Lara Croft -, de la que nadie esperaba nada.

Croft (Alicia Vikander) vive en la pobreza y está indispuesta a recibir la multimillonaria herencia que dejó su padre, quien la abandonó hace siete años.

Después de una serie de circunstancias y coincidencias, la chica encuentra pistas que indican el destino al que probablemente se dirigió su progenitor: una misteriosa isla que alberga un secreto que, de revelarse, pondría en riesgo a la humanidad entera.

Croft se embarca a la aventura y llegará a la isla solo para descubrir que un grupo de mercenarios se le ha adelantado en el camino, y que deberá hacerse de determinación y valor para regresar con vida a casa.

El responsable de esta iteración cinematográfica de Tomb Raider es el noruego Roar Uthaug, quien en 2015 sorprendió al mundo con su filme de catástrofes La última ola, trabajo que hizo de la supervivencia y los vínculos familiares sus ejes temáticos.

Es fácil concluir por qué fue el elegido para llevar a esta nueva Croft a la pantalla grande, pues estamos ante una película que se aleja de la acción estilizada de las dos cintas que protagonizó Angelina Jolie, y ofrece una premisa que pone especial énfasis en la figura paternal (punto de polémica que quien esto escribe ha hallado en pláticas con colegas) y en la evolución del personaje central.

Es un viraje de enfoque que va en sintonía con el del relanzamiento de 2013 del videojuego mismo, en el que que Lara Croft fue desprovista de la hipersexualidad de otras eras para transformarla en un personaje de matices, en uno que descubre su esencia y potencial conforme el usuario avanza en la historia.

De esta manera, y sumando el tipo de secuencias de acción de las que se allega el guion, la nueva película termina siendo un producto que sin problema disfrutarán tanto las audiencias que acudan al cine en busca de buen escapismo hollywoodense - en la vena de Indiana Jones -, como aquellas videojugadoras que gustan de propuestas de aventura y supervivencia al estilo Uncharted y The Last of Us.

Tomb Raider pasará a la historia como la prueba de que sí pueden hacerse buenas películas basada en juegos de video, y que para conseguirlo solo hace falta pulir la trama, y trasladar adecuadamente al lenguaje cinematográfico una premisa interactiva y sus respectivos métodos de exposición.

Calificación: 8.0/10

Tomb Raider (Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft)
Año: 2018
País: Estados Unidos
Dirección: Roar Uthaug
Guion: Geneva Robertson-Dworet y Alastair Siddons
Elenco: Alicia Vikander,  Dominic West, Walton Goggins, Daniel Wu y Kristin Scott Thomas

 

*Imágenes: Warner Bros.

¿CUÁL ES TU REACCIÓN?

  • Mencanta 1
  • Baia Baia 0
  • Kha!? 0
  • Eew 0

¡SÍGUENOS!

Vamos a dejar esto por aquí