5 superpoderes que desarrollas en una escuela pública

Life

No somos simples mortales. Imagen: Wix/Warner Bros.

Volverse adulto no es como lo imaginamos, de hecho, una vez que alcanzas cierta edad comienzas a extrañar tu época de estudiante, cuando la única preocupación que tenías era la de entregar tus tareas a tiempo.

Ahora tienes que pagar impuestos, gastar en comidas, viajar horas en transporte público y llegar a casa con una sonrisa para invertir un poquito de tiempo con tu pareja o con tu familia.

Afortunadamente, quienes vivieron el rigor de una escuela pública tuvieron un entrenamiento único y especial, con el cual desarrollaron superpoderes que les permitieran enfrentar este duro ritmo de vida que el trabajo nos impone.

 

SÚPER MEMORIA DE EMERGENCIA

Imagen: Warner Bros.

 

Sabemos que los programas de estudio contemplan una gran cantidad de materias a cursar durante el mismo período escolar, lo cual a veces hacía imposible entregar tareas, preparar exposiciones y hasta estudiar para los exámenes.

Aun con ello, la mayoría de las veces lográbamos salir bien parados, pues bastaba con leer un acordeón, o darles un repaso a los apuntes unos 10 ó 15 minutos antes para llenarnos del conocimiento necesario que nos permitiera alcanzar al menos la mínima calificación aprobatoria. 

Esta súper memoria de emergencia, no te hacía aprender, pues todo se olvidaba pasados unos minutos, pero vaya que ayudaba.

 

PREDECIR AMENAZAS

Imagen: Marvel.

 

El ambiente de escuela pública no siempre era pacífico, pues debido a la gran cantidad de personas que convivían en el mismo espacio a veces surgían malentendidos por generación espontánea, pues bastaba una mirada malinterpretada o un chisme para detonar una pelea.

De alguna manera, muchos desarrollaron una especie de "sentido arácnido" para detectar cuando alguien estaba a punto de actuar en tu contra, sobre todo a la hora de la salida, cuando de la nada podías verte inmerso en un pleito callejero.

Después de convivir tantos años en este ambiente, seguro aprendiste a leer las miradas, los gestos y las palabras, aunque a veces la paranoia puede hacer que veas cosas que no están ahí.

 

SÚPER TOLERANCIA AL HAMBRE

Imagen: vía Twitter.

 

Quienes no acudimos a una escuela de paga era porque en la mayoría de los casos no contábamos con los recursos para pagar la colegiatura, así que debíamos ir con pocos recursos.

El sandwich de mamá se convertía en el único alimento que muchas veces podíamos consumir durante la jornada de ocho horas, así que, aunque no quisieras, debías aprender a sobrevivir con muy poco en el estómago.

Esta habilidad es de las más útiles en la vida adulta pues, cuando la quincena parece que no rendirá, podemos engañar a nuestro cuerpo y reducir nuestro número de comidas, o aguantar con papitas y dulces. No es muy recomendable y tiene algunos riesgos, así que no abuses.

 

ESTÓMAGO DE PLOMO

Imagen: Hispano Util/Bethesda.

 

La voluntad no siempre era suficiente, y cuando por alguna razón olvidábamos nuestro lunch en casa, debíamos recurrir a los alimentos más baratos para satisfacer, aunque fuera un poco nuestra hambre.

Los puestos callejeros se volvieron los mejores amigos de los universitarios, pues por 10 pesos podías comprarte al menos una gordita de chicharrón salida del caldero grasoso de doña Pelos, el cual seguramente provocaría enfermedades a quienes no están acostumbrados a este tipo de gastronomía fina.

En la vida adulta, esta habilidad te permite consumir prácticamente cualquier comida sin importar su procedencia, aunque esto no garantiza que tengas inmunidad a la acidez.

 

SÚPER LENGUA DE PLATA

Imagen: Paramount Pictures.

 

Aunque fueras el ser más matado del planeta, era imposible no verse inmerso en algún problema, gracias a la ayuda de tu grupo de amigos.

Estos conflictos ocasionales te llevaban a buscar la manera de evitar los castigos mediante el uso adecuado de la palabra, sobre todo al enfrentar a los prefectos, quienes podían decidir pasar de largo y dejarte libre.

Esta capacidad de diálogo con la autoridad, fue la base para que muchos aprendieran a argumentar correctamente ante una injusticia, e incluso para conseguir salir bien librados de un error.

Esto también aplicaba cuando debías explicarles a tus padres el por qué no entrabas a clases o por qué salías mal en tus materias.

 

Si estás leyendo esto, esperamos que estos superpoderes te hayan ayudado a sobrevivir 

¿CUÁL ES TU REACCIÓN?

  • Mencanta 0
  • Baia Baia 0
  • Kha!? 0
  • Eew 1

¡SÍGUENOS!

Vamos a dejar esto por aquí