La PEOR manera de cerrar el Vive Latino

Radar

Nos quedaron a deber. Imagen: Molotov Oficial

Si la vida te da limones, dispara como Mega Man.

Vive Latino 2018 terminó y de verdad que nos costó levantarnos para escribir. 

 

Fuimos, vimos y vencimos a aquellos que fumaron mota, a los que aventaban cerveza (de verdad, esperamos que haya sido cerveza) y a los que no comprenden que el slam no es más que la convivencia de los codos hermanos y lo quisieron llevar a otro nivel. 

 

Lo disfrutamos mucho y seguro que hay muchas anécdotas que contar, y por si te perdiste de nuestro primer artículo, a continuación lo vas a encontrar. 

 

No es por echarnos flores, pero quedó bastante bien y debes de checarlo

 

Te recomendamos: Lo chingón y lo chafa del Vive Latino 2018

 

Y algo que merece una mención honorífica como la PEOR manera de cerrar uno de los días del festival es para Molotov, quien parece que sólo salió a cantar por obligación y no por el gusto con los fans. 

 

Nos quedaron a deber. Imagen: Molotov Oficial

 

Sabemos que los artistas no viven de aplausos, pero mataron el ambiente que Panteón Rococó dejó con una impresionante presentación. 

 

30 MINUTOS PARA PONER UNA ***CHE MANTA

 

Rococó llegó con una misión clara y fue adueñarse del Foro Sol. Lo lograron. No son una de mis bandas favoritas, pero lograron contagiar a propios y extraños de la energía que los caracteriza. 

 

Con temas como "La Carencia", "Vendedora de Caricias" y otros de sus grandes clásicos, nos llenaron de energía para un día que veíamos lejos de terminar. Camilo VII y otros más nos drenaron de energía, y como si fueran una gran pipa, nos rociaron con más ganas de seguir escuchando música y dejarnos cuerpo y alma en la explanada. 

 

Hasta Café trajeron. Imagen: Panteón Rococó Oficial

 

Todo bien, hasta que terminó... claro, no sin antes de que le valiera madres a Shenka y continuara cantando. 

 

La interacción con el público fue tanta que hasta contó un pequeño chiste acerca de Morrisey, y de que se lo encontró en el baño y le preguntó si "se iba a hacer o no la carnita asada". 

 

La sorpresa de la noche fue la participación de Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacvba, que demostraron una buena química y amistad al cantar juntos para todos los presentes. 

 

Después de todo eso, era hora del gran cierre: Molotov, banda mexicana de rock que empezó taladrando cráneos desde el 95, fue la elegida para terminar lo que inició en el escenario principal. 

 

Desgraciadamente, no dieron la talla

 

No lo digo en el sentido de su calidad musical, porque sé lo que representan y que son un gran icono para muchas generaciones, pero la química con el público sencillamente fue nula. 

 

Donde esperábamos más mensajes de protesta, desmadre o lo que sea, sólo hubo músicos profesionales que salieron a hacer lo suyo, sin dar, sin pedir, sin evocar a las masas a salir más allá de su zona de confort. Eso, y que al ingeniero de audio se le fueron las cabras y lo hizo de manera terrible, pues la mezcla sí que dejó mucho que desear. 

 

Sabemos que no fue "la última banda" como tal, y que a lo mejor y Titán y las Víctimas del Dr. Cerebro salieron embarradas con la cabeza de esta nota, pero hay que decir las cosas como son. 

 

Lo sentimos, pero esta noche no. Imagen: Molotov Oficial

 

Ni modo, Molotov, recuerden sus baños de pueblo y que necesitamos que nos jalen a echar desmadre

¿CUÁL ES TU REACCIÓN?

  • Mencanta 1
  • Baia Baia 11
  • Kha!? 5
  • Eew 5

LO QUE ESTÁ PASANDO EN LA RED

 

¡SÍGUENOS!

Vamos a dejar esto por aquí